sábado, 31 de marzo de 2012

Turkeyi

El humo espeso del Narguile y su burbujeo me arrastran al estado keyif. El rasgueo del saz y el quejío turco balancea mis hombros. Pronunciar "tesekur ederim" saca la sonrisa más encantadora del turco.
El hombre turco, que viste tan elegantemente el moustache, con la cara recién lavada. Pelo azabache en consonancia con la profundidad de sus ojos. Que te canta y de sus labios sale un hilo de voz sublime que te corta la respiración. Desearías que estuviese contando uno de los atardeceres contigo en PierreLoti, ¿recuerdas? tomando un çai con la brisa de la colina de Eyup Sultán rozándonos y viendo los ocres del Cuerno de Oro que avisan de la última llamada diaria del imán a sus fieles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario